QUIÉNES SOMOS

TROPS es una organización de más de 2.400 productores de fruta tropical especializada en el cultivo y comercialización de aguacate y mango, con tierras desde la zona de Valencia hasta el Algarve portugués, siendo su principal zona de producción la costa de Málaga y Granada. Casi 40 años comprometida con la calidad y la excelencia le ha llevado a ser uno de los principales exportadores europeos de mango, llegando a más de 25 países.
Conocida por apostar siempre por la innovación y profesionalización del sector agroalimentario, cuenta con tecnología de última generación en sus instalaciones, y su fábrica de Vélez Málaga es un ejemplo de optimización logística, respetando siempre, además, el proceso natural de producción y el medio ambiente.
Cervezas MUREX nace a principios de 2014 con una clara vocación de revolucionar el pujante mercado de las cervezas artesanas, buscando elaborar un producto único que pueda a la vez identificarse con Málaga y la Axarquía, sin por ello perder un ápice de ambición internacional.
Tras una primera fase de pruebas salen al mercado seis variedades de cerveza, con ingredientes tan especiales y dispares como la caña de azúcar y las pasas moscatel. Todo ese empeño y buen hacer se ve pronto recompensado con numerosos premios y reconocimiento tanto a su sabor único y diferente como a su packaging y diseño.

En 2016 TROPS y MUREX deciden lanzarse al terreno de los espirituosos y forman una alianza para producir la primera ginebra con mango 100% natural del mercado.

NUESTRA HISTORIA

LA BEBIDA QUE SALVÓ AL IMPERIO BRITÁNICO

India fue durante muchos años la joya de la corona del Imperio Británico, una colonización conseguida con una mezcla de armas, gérmenes y acero. Las armas y el acero estaban del lado de la potencia europea, pero la malaria era inclemente en climas tropicales con todo el mundo por igual.
A mediados del siglo XIX los soldados británicos descubrieron un antiguo remedio español, la quinina de la corteza del árbol de quino, que tenía propiedades curativas e incluso preventivas contra la malaria.
Los soldados consumían más de 700 toneladas anuales de quinina como vacuna, pero había un inconveniente: su sabor tremendamente amargo. Esto propició la costumbre de mezclarla con soda y azúcar, dando lugar a la tónica primitiva.
En 1870 Schweppes introdujo la primera tónica comercial, la “Indian Quinine Tonic”, y ahí empezó el éxito arrollador del gin tonic, porque era mucho más agradable tomarse una bebida refrescante a media tarde que una medicina por la mañana. De esta forma la ginebra pasó de ser la bebida decadente de las clases bajas a la bebida de moda entre la alta sociedad.

LA FRUTA DORADA DE FILIPINAS

Con su color dorado que simboliza riqueza y fertilidad y forma de corazón que evoca la parte más importante de la anatomía del ser humano, el mango es la fruta oficial de Filipinas, conociéndosela incluso como “Fruto de los Dioses”.
Altamente apreciado, se come tanto verde y crudo en rodajas, como maduro y cocinado, con sal, pescado y especias o zumos y bebidas especiales. Tal era su fama que en cuanto los primeros navegantes extranjeros pusieron pie en la isla empezaron a exportarlo y venderlo en todos los puertos en los que atracaban. A principios del siglo XVII el tráfico de la nao de China paraba en Acapulco (y más tarde Veracruz) como puerto estratégico y comercial clave de su ruta.
En el Nuevo Continente muchos españoles colonos ahí asentados se hicieron adictos a la nueva y desconocida fruta, y empezaron a plantarla en esas tierras, dando lugar más adelante a diversas variedades autóctonas que descienden  del fruto original filipino.
De vuelta a España, las naves llegaban cargadas de mercancías, recabadas en todos los puertos, llenando así las costas del sabroso fruto tropical.

MÁLAGA CRISOL DE CULTURAS

Como punto de inicio y final de la ruta del Galeón de Manila estaba Málaga, en la antigua comarca de la Axarquía, un territorio repleto de referencias a su reciente pasado musulmán y a la constante visita de extranjeros y comerciantes, navegantes y emprendedores de la época.
Acapulco fue la capital oriental de facto de Nueva España, inundada de especias, porcelanas, sedas, mantones de Manila y frutos exóticos, tan apreciados en el mundo hispano.
El Galeón de Manila no sólo era portador de valiosas y exóticas mercancías, sino que tuvo un gran impacto social, económico y cultural, influyendo en los países que enlazaba en ámbitos tan diversos como arquitectura, arte, religión, costumbres y gastronomía. Ese mismo espíritu prevalece hoy en día, siendo sinónimo de apertura e innovación, historia y tradición.
La economía local sigue fiel a su herencia multicultural, y junto al turismo, se basa en una fuerte presencia del sector agrario, con vides, olivares, almendros, mangos y aguacates.

LA RUTA DEL GALEÓN DE MANILA

En 1565 se estableció la ruta del Galeón de Manila, que unía Asia, América y Europa a través de Manila y Acapulco y fue utilizada hasta 1815. Se trataba de un trayecto que partía de la bahía de Manila, donde se proveían de víveres, agua y tripulantes para la travesía hasta Acapulco. Fondeaban en el puerto, se desestibaba la carga que más tarde sería llevada por tierra a Veracruz, y allí nuevamente se ordenaba la mercancía en los navíos para ser transportada a Sevilla, Cádiz y Málaga.
En Manila se embarcaban productos del entorno muy valorados y codiciados con destino a Acapulco: especias de Ceilán, Molucas y Java; seda, marfil y porcelana de Amoy y Japón; alfombras, tapices y prendas de algodón de la India y el sudeste asiático; plata, vacas, caballos y numerosas plantas como maíz, cacao, tabaco, caña de azúcar, tomate, pimiento, calabaza y mango.
Las llegadas de cada Galeón representaban un gran acontecimiento comercial y social, los productos eran vendidos en ferias y mercados de todo el territorio, dando así lugar a una importante activación económica y propiciando el interés por explorar y descubrir nuevos territorios. Gracias a la ruta del Galeón de Manila, se dibujó el mapa del mundo.
Este nuevo mundo en proceso de gestación y constante evolución es el que sirvió de escenario para que el mango de Filipinas, la ginebra británica originaria de la India y el puerto Málaga hayan confluido hoy en BALLIX, la ginebra que une tres mundos.